Hija del mar

Seguía

Seguía...
aún sintiéndose exhausta,
cuando los miedos habían crecido,
y se habían convertido en gigantes,
del miedo, al terror,
y del terror al pánico...

Seguía...
aún sintiéndose pequeña
ante aquel gigante,
pequeña pero fuerte,...

Seguía...
su confianza, determinación y valentía,
hacían que siguiera...
tan lejos de su zona de confort...
otrora ya hubiera huido
dejando la lucha...

Seguía...
Seguia...
Y seguía...

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.