emiliodom

LA LLUVIA

  Caen gotas mojadas sobre el rostro cansado, ellas se muestran desnudas humedeciendo el alma... ¡La lluvia en su caer incesante, moja el amor, pero el candor de los besos permanece vivo!!.   Hay quien aparece usando un atajo, para desnudar el alma con lentitud, y más tarde compartir esa unión con pasión sin recato alguno. Al despertar, apreciamos que nuestra alma estaba inundada.   En ocasiones, al partir se suele dejar olvidado un suspiro, siendo el mismo, un signo de identidad que sirve para confirmar la fugaz visita.   ¡Debemos dormir al amparo de la luna y despertar con el sol del amanecer!!.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.