Catelgood

Ladrona...

Todos saben lo que te robaste…
Todos miran, sienten, huelen y saben
Lo que tienes en tu ser, robado de todo
Y yo, víctima de tu inconsciente manía,
Tengo que esperar a ver el mar en ti
Regodearme en el cielo de tu mirada
Aspirar las flores que nacen en tu pelo
Y encontrar en ti la belleza de las cosas

 

Escuchar la música que proyectas
Y que no tiene nadie más, ladrona
Y lo peor de todo, es que te van bien.
La belleza del color de Van Gogh
Soles pintados en mujer por Gauguin
Y la magia escultural de Miguel Ángel
Sólo tiene razón de ser si te describen
Y tú lo has robado todo, con desparpajo

 

Y yo, que busco la belleza de las letras
La inspiración que el cielo puede dar
La magia de las simples cosas de vida
La consciencia de mi lugar en el mundo
Que antes me daba todo mi derredor,
Termino siempre encontrándoles en ti
Ladrona, enajenadora de las cosas simples
Llevadora de las cosas que dan vida

 

Mis miradas van a tus ojos, inevitables
Mis oídos a tu voz, mi nariz a tu aroma
Y mi piel, a tu sensación de todo… de vida
Mi verso sólo destila tu palabra infinita
Y ni siquiera puedo reclamarte enojado...
Dudo que sepas lo mucho que has robado...
Acaso deba pedirte en justo reclamo que,
Por lo mucho robado… te regales conmigo….



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.