Escarzaga

Música I

Nace una vela,

Caliente y pálida,

Se alzan unos ojos nuevos,

Verdes con el alba infinitos.

 

Canta firme el ruiseñor

Acogiendo armonías celestes,

Y planta, así sin más

El llanto del ánima más célebre.

 

Nace aquí, allá, por doquier,

El tono de la vida,

Que de miserias nos resguarda.

 

Nace, al alba, el triunfo

de espíritus inquebrantables,

el hombre; la música.

 

E.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.