Overmans Mendoza

Poco seco

Empapado en designios indecisos me dirijo a ti

Y es que de repente el universo que apagaste comienza a expandirse

Te busco en la memoria pero para el alma no hay bosquejos

Me siento cual druida de éste bosque viejo

Mientras eres un mísero átomo bendito sobre la voz que viajo

Bajo la voz que canto.

 

No hay trueques para la muerte, ni vida en este piso franco

Y francamente, no hay septiembre en que no piense en ti

También el resto de los meses

pero éste

¿Como no sentirme poco seco?

Si agua y mar, y lluvia y septiembre eres.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.