argantonio

Olvidó a Hipócrates

Aquel hombre era médico,

porque teniá un título,

pero sé de uno que está famélico,

y es mejor que él y no tan rdidículo.

 

Porque aquel médico que se pone medallas,

y que siempre está dando conferencias,

es uno de tantos matasanos canállas,

que cobra hasta por toser estando en excendéncias.

 

No me diga que el dolor,

es señal de que estoy vivo,

a pesar de operarme con demora.

 

Eso es como un Arco-Iris sin color,

eso ni es oveja ni es chivo,

eso es preguntar a un bebé por la hora.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.