José Moscoso Vega

Abandono

 

Unos se marchan, dejando el hogar,

diciendo mi esposa, no es bella ya,

pues matices del tiempo, huellas de edad,

arrugas o canas, no dan ganas de amar.

 

Se olvidan entonces, porque maduró,

que las marcas físicas, tan solo son fruto,

de noches en vela, de sufrir y luchar,

en pos de sus hijos, su esposo y su hogar.

 

Pero existen madres, que también se van,

detrás de los sueños, placeres y más,

que se sienten incompletas, en un hogar,

y abandonan el nido, para otro formar.

 

Es que no valoran, cuan gran aporte,

han dado a sus hijos, y a la sociedad,

siendo mujeres, madres y esposas,

formando familias, de amor y verdad.

 

Papá o mamá, aquel que se marcha,

a sus hijos, y familia abandonando,

destruyendo su vida, en mil pedazos,

decepción y dolor, eso van sembrando.

 

Nunca un progenitor, que abandone sus hijos,

podrá comprender, el gran daño que hace,

pues simplemente, muere un padre o una madre,

y un ser sin corazón, ni sentimientos nace.

 

J.Moscoso.

Derechos de autor reservados.

José Antonio Moscoso Vega.

Corredores, Puntarenas, Costa Rica.

02 de abril 2014.

Comentarios1

  • Elena Hakkinen

    La triste realidad chocante para algunos, es lo que tu poema refleja, pero con una verdad bastante certera.

    • José Moscoso Vega

      Gracias, ocurre y los grandes perjudicado, siempre serán los hijos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.