Kagese

Resiliencia

He mudado de piel y he cambiado mis ojos.

Me miro,

Las puntas de mis dedos sienten mi cuerpo expuesto
La carne aún se me eriza por el frío

Te miro,

Estás aquí, entre la piel rasgada y el silencio
Estás allá, entre el dolor y tu ego acaecido
Estás en todas partes.

Respiro,

Un amor antagónico y compasivo.

Resiliencia,

Para mi alma que sin descanso,
reclama por tu ausencia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.