Edmundo Onofre

BAJO EL ÁRBOL

BAJO EL ÁRBOL

 

Bajo el árbol de las letras duermo,

bajo su sombra yazgo...

Estoy en paz, encantado,  perceptible;

descanso plácido y sereno... satisfecho.

Mientras descanso bajo su frondoso follaje,

mientras me recreo mirándole

me pongo a soñar en tantas cosas...

imagino todo grandioso.

Veo nítidamente poemas que  alimentan,

canciones entretenidas que mecen,

palabras  me introducen en esferas celestes.

Bello soñar.

Mi rostro recibe  mensajes legibles

que se dibujan en él,

proyectándose uno a uno,

haciendo que mi vista se colme

de tanta belleza.

 

Mi vista inmóvil se acerca a túneles verdes,

a vegetales puros e inocentes:

me transportan a diálogos con sabios filósofos

y a contar... a contar con mi dedo

sólo cuestiones extraordinarias.

Bajo el árbol, bajo mi árbol

me sumerjo en el silencio, nada me perturba;

yazgo, entonces, en paz... contento

adquiero valor, fortaleza, sabiduría,

me elevo a lo sumo, a lo excelso. 

 

Mi cuerpo y  mente navegan por lo perfecto,

no siento errores ni equivocaciones.

Luz infinita me lleva por senderos

directos a la verdad;

aplico sólo  sensibilidad y  sentido común,

no hace falta nada más.

 

Para traspasar feos recuerdos

bebo de manantiales letrados,

de frutos que caen

como lluvia perfumada,

y  van directo a mis pensamientos,

alojando en forma voluntaria.

 

Para reposar, para vivir de verdad

me voy bajo el follaje del árbol de las letras,

me vitaliza...  

nutre... su dócil brisa, los mensajes elocuentes,

y su savia generosa.

 

Para caminar, reposo.

Para transitar,  descanso.

Para vivir,  medito...

Me tiendo bajo el árbol de las letras

y así, lleno de sabiduría,

colmado de granados conocimientos,

me siento capaz de vivir feliz

a través de los tiempos.

 

 

 

 

 

 

Comentarios4

  • Ana Maria Germanas

    Hola Edmundo, en ese viaje a tu interior, donde te despojaste de lo cotidiano, ese tu arbol de letras, te brindo toda la ensoñacion, que necesitas, y tu me permitiste viajar contigo, muy bello, muchas gracias.-

    • Edmundo Onofre

      Gracias por tus palabras, Ana María. Ese viaje lo podemos realizar todos, está en nosotros mismos, basta tener la voluntad para encontrarlo. Y me alegro que hayas podido viajar por un momento a ese placentero lugar.
      Cariños,
      Edmundo

    • -OjosDePerroAzul-

      Hola Edmundo, es increible las figuras claras que hay en tu escrito, me encanto. Saludos.

      • Edmundo Onofre

        Florencia, gracias por tu comentario.
        Me alegra que hayas entendido lo que he querido expresar.
        Saludos.

      • Fabio Robles

        Muy bonito ese árbol frondoso de profundas raíces bajo el cual nace la inspiración. Gusto en leerte. Saludo cordial

        • Edmundo Onofre

          Fabio, gracias por tus palabras.
          Que bueno te haya gustado.
          Saludos.

        • Montevidiosa Natalia Pias

          Muy lindo ese árbol donde todo lo encuentras.Saludos

          • Edmundo Onofre

            Natalia, gracias por tu comentario.
            A ese árbol todos tenemos acceso, depende de nuestra voluntad.
            Ese generoso árbol está esperando en nuestro ser interior.
            Un saludo afectuoso.



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.