Henry Benedicto Zuñiga Caal

La tarde, una taza de café y yo

 

Acompáñame a esta hora

en mis manos tengo una taza

de café bien cargado  y caliente

en la memoria un par de recuerdos

en mi corazón una inmensa tristeza

en la bóveda celeste

se pelean los dioses

aparecen luces como estrellas fugaces

con gran estruendo haciendo palpitar

aceleradamente mi corazón…

estoy aquí otra vez

echándote de menos

la tarde, una taza de café y yo.

 

 Henry B. Zuñiga Caal

Derechos reservados

Petén Guatemala

28 de Junio de 2017

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.