Esteban Mario Couceyro

El mar enamorado



Recuerdo aquel día

………..

la adolescente

en ese verano

de sol y playa.

 

Su paso distraído

tan rubia como el sol

una enorme camisa

blanca de sal.

 

No pudo

ignorarme

mirándome

inexpresiva

como se mira la nada.

 

La playa desierta

enorme su paso

pequeñísima

en la inmensidad

……...

la brisa

daba vida a esos cabellos

de sol.

 

Quizá sea el sol

quién le manda

enamorar

y yo acá

no puedo más que insinuar

mi sentimiento

encrespando las olas

para llegar

aunque más no sea

sus pies

en mis aguas amar.

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.