urescritor

LA MAGIA ES DEMASIADO AUTÉNTICA

Por Alberto JIMÉNEZ URE

 

Cuando fui sin mi cuerpo

En el Universo todo se agitaba:

Sucedían explosiones cósmicas,

E irrumpían «supernovísimas»

Y seres más o menos «humanos»

En un planeta que llamamos Tierra.

 

Yo no había nacido,

Pero Dos hacían lo necesario

Para que ese parto se produjese:

Y soy consciente de cuanto ya es

Sin mi voluntad ni representación.

 

 

Quienes me precedieron

Tuvieron hábitos, creencias,

Fueron cazadores y presas,

De súbito enemigos o fraternos []

 

 

Heme aquí sin permiso

De Nadie porque Dos

Tampoco informaron

A Ninguno en instantes

Cuando apareándose

Otros escuchaban jadeos.

 

Aun cuando urdieron

Criminar mis pensamientos

Relacionados con tantos asuntos

Letalmente ridículos e insostenibles,

No hay asuntos que perdonar a Ellos.

 

Tampoco pediré disculpas

A Dos, Tres, Nadie y Ninguno

Por cada una de mis actuaciones

En este circo paranormal en el cual

Todos somos una «puesta en escena»

 

Cuando fui sin mi cuerpo

No hubo querellas entre partes

De la Totalidad donde los sonidos,

Colores y actos de prestidigitadores

Eran el mundo que igual mío alucinante.

 

 

Cuando fui sin mi cuerpo

Viajaba, pensaba y existía

 A la velocidad de la luz:

Motivo por el cual

Siempre aguardo

A idiotas que intentan

Aventajar [nos] en magias.

Sólo les anuncio que contaré

Y antes de pronunciar a Uno

Ya Ellos han desaparecido.

 

Según Nada, Nadie y Ninguno

Narran a quienes son espectadores,

La Magia es demasiado auténtica para dejarla

En manos de quienes se afirman «ilusionistas»

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.