Vicky Toledo

Sueño Vívido

La noche no era oscura, 
se vislumbraban las siluetas de los árboles 
abrazándose, desahogando el calor
que por el día respiraban. 
El cielo estaba lindo, estrellado, 
se miraba todo tan cerca
como si los ojos fueran telescopios. 
De pronto y sin aviso,
una estrella cayó del cielo
y fue a dar al ápice de un árbol. 
Se formó un incendio gigantesco 
donde se fundían hojas y ramas
sombras y sueños. 
Se incineraron los temores, 
y volaban las chispas por el aire. 
El fulgor desprendido era eufórico 
la noche se iluminó de algarabía
parecían fuegos artificiales 
celebrando alguna fiesta. 
Yo, un poco alejada para no quemarme 
pensé en ti. Vi tus pupilas brillando
como las pupilas de un niño. 
Escuché tu voz diciendo: mira
el cielo se está cayendo, ven. 
Sentí tu abrazo protector y así 
desperté algo desorientada 
mirando al cielo, sintiendo 
la humedad del césped 
donde me había quedado dormida. 

 

©Vicky Toledo

Comentarios2

  • clonariel

    Maravilloso cuadro

    • Vicky Toledo

      Gracias Clonariel.

    • JAVIER SOLIS

      En el húmedo césped
      enterrado en mis sueños
      evoque tu rostro amado
      que del cielo había caído.

      Me encantó el poema que no pude resistir la tentación de ponerle un corolario.
      Con cariño
      JAVIER SOLÍS



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.