Alberto Escobar

Agua

 

 

Soy agua que a veces piensa.


Joaquín Araújo

 

 

 

 

 

Mi piel solo acierta a ser una
balsa de aceite que acalla un
griterío de silencio que 
duerme debajo.

Mi piel es una suerte de globo
abarrotado de agua que lanzo
a reventar contra la pared que 
me impide, que me define, que
evita que me vaya derramando
allí por donde paso.

Si el acaso araña un ejemplo de
mi piel, afirmo, comprendo que
el agua que me abarrota me viene
a ver, en forma de glóbulos rojos,
que solo capitulan ante el ahogo
de la pústula.

Mi carne es una apariencia de
coloide que solo se explica con
el agua que le dibuja, el hueso
estalagmita que se calcina al
fuego lento del silencio
geológico, los cartílagos geles
que dan a nacer el movimiento,
el arte.

Solo soy agua, mi pensamiento es
agua que a veces nada en la
ciénaga de la razón, y otras divaga
en el desierto.

Busco fundirme en el agua que
silenciosa esculpe cada rasgo de mi
ser, hasta llegar a mi piedra filosofal,
mi sanctasantórum.

 

 

Posdata­:

Como veis, tengo tendencia a acabar en
el mismo punto: la búsqueda incesante
de el Dorado. Es porque me siento
inmerso en el fascinante viaje del yo.
¿Será la edad?

Comentarios2

  • YA SABES QUIÉN...

    Bellas formas dibujas con tus versos de reflexiones inmersos.

    Un placer leerte amigo.Alberto

    "Los años hacen al sabio"

    Eso creo yo.

    • Alberto Escobar

      Estoy de acuerdo, gracias por tus palabras. Un saludo.

    • Raquelinamor

      Somos 99 por ciento agua, nuestro cuerpo es agua y el alma agua viva, venimos del agua, en el agua nació la vida, y en el agua gravita el campo de la energía, el agua es sagrada, en ella se atrapa lo bueno y lo malo, experimentos del científico japonés Masaru Emoto, que afirma que las palabras, oraciones, sonidos y pensamientos dirigidos hacia un volumen de agua influirían sobre la forma de los cristales de hielo obtenidos del mismo. Según Emoto, la apariencia estética de los cristales dependería de si las palabras o pensamientos sean positivos o negativos. Tuve la oportunidad estando en Estados Unidos de asistir a una conferencia donde hablaron sobre el tema y quede muy impresionada.
      Al respecto hay abundante información, muy interesante, las moléculas del agua se transforman por la energía que reciben, y eso explica el porque de la bendición cristiana al agua y a las personas, a los alimentos, e igual efecto si se trata de maldiciones o malas energías. Ya que se interesa en la búsqueda del ser, en el agua, le recomiendo amplia mente estas lecturas. Gracias por compartir sus buenos versos y reciba saludos de universal amor de raquelinamor

      • Alberto Escobar

        Gracias por tu recomendación. Un Saludo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.