Edmundo Onofre

RENUNCIA II. DESPOJADO DE BIENES

RENUNCIA

II. DESPOJADO DE BIENES


Me desprendo de mi abultada billetera.
No tengo nombre convencional
nada desde hoy poseo...
ni dinero, ni propiedad.
Soy nadie.
He quedado solo.
No cuento con frutos jugosos
que me bañaban durante las cuatro estaciones.
Amanecer se presenta frío,
pintado con tintas desteñidas.
Huyo descalzo y sin bienes a ningún lugar...
No me detengo en vidrieras,
ni a saber de la hora. ¿Para qué?
Vestido de nada, esquivo papeles,
certificados inoficiosos que aún creo ver.
El mar de gente ríe por tener. No me saluda.
Carcajadas que algún día
abundaban en mis bolsillos
marcharon a hacerle compañía
a quienes dijeron ser amigos.
Y sobre lo que no tengo,
sobre lo que no poseo
fabrico bosques invisibles, me cobijan;
tejo nidos en árboles vacíos
que desde hoy serán mi hogar,
mi abrigo.
Nada tengo.
Mis huellas se fueron,
mi sombra desapareció.
Más solo estoy.

Comentarios1

  • JAVIER SOLIS

    Vaya una hermosa descripción de la soledad y del reconocimiento que sólo lo material no hace feliz.
    Bonito poema de la renunciación.
    Con aprecio
    JAVIER SOLÍS

    • Edmundo Onofre

      Gracias Javier por tus palabras. En efecto, a veces las cosas banales o superfluas pasan a ser nuestra primera prioridad.
      Un saludo afectuoso.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.