Jorge Briceño

Por lo nuestro

Todavía sonríes cuando te lo recuerdo.

Me da coraje que no me hayas creido cuando dije, 

dame mis cosas, me voy.

En mi maleta llevaba un beso con desganas y un abrazo insulso,

te puedo decir que habría preferido que me besara la pared y me abrazara un cactus.

Batallé contra mares tormentosos añorandote a cada segundo, desesperado.

Muy lejos de abandonar es el motivo por el que hoy estamos juntos.

Me fuí, con padrenuestros en boca, casi llorando, sufriendo por lo que a uno le toca.

A pesar de todo, hoy  estamos juntos y cada que quiera puedo estrecharte,

morderte y subir ansioso a tu boca.  

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.