Bruno Gatica

Te busco y no te encuentro.

El frío penetra lo más profundo de mi alma y un cansancio se apodera de mi cuerpo. 

 

No estoy dormido ni despierto, y, en mente aparece una imagen que me lleva a días lejanos donde los recuerdos hacen eco en mi corazón como si la vida fuese un imán que me ata en el sufrimiento.  

 

Las horas pasan y los días se hacen eternos y yo sigo aquí llorando en silencio donde mi único abrigo son las lágrimas que caen de mis ojos.

 

Oh cuanto te extraño, mi amor eterno, te buscó más no te encuentro grito al viento tu nombre pero sólo escuchó el llanto de mi voz mientras mis brazos buscan desesperadamente poder abrazarte quedando mis suspiros en medio de la nada. 

 

Quizá estoy soñando o tal vez soy prisionero de un mundo paralelo. ¿Amor mío a dónde te has ido dime, dime en que lugar te puedo encontrar? 

 

Ayer mientras dormía mi alma salio en busca de tu aroma pero al salir el sol regreso muy triste por no saber a dónde te has ido, muero lentamente de solo acordarme de ti. 

 

Destino maldito por qué, por qué me has separado de la mujer que más amo en este mundo. 

 

Ya no puedo con esta angustia necesito de ti, de tus besos, de tus caricias. 

 

Camino perdido y sin rumbo con la esperanza de encontrar esa luz que se forma en tu mirada. 

 

Pero no logro ver tu resplandor y mi corazón llora desconsolado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.