Hermes Antonio Varillas Labrador

El chigüire amaestrado - Crónica a manera de cuento



El chigüire amaestrado

 

Aunque usted no lo crea . Que la verdad, no es cuento

 

Este cuento a manera de crónica va dedicado a los vecinos de la población de Mantecal quieres tuvieron la fortuna de conocer en sus inmediaciones a un señor de apellido Varillas, quien con mucho amor y destreza criaba chigüires, y no sólo eso, además de criarlos, los amaestraba, haciendo de sus instintos y comportamiento animales una verdadera función digna de un muy afamado circo, pero por supuesto, lo más asombroso es que lo hacía, sin necesidad de maltratarlos, domesticados estaban como fieles perros de compañía.

 

Tenía el mencionado sr. Varillas para la época de la década de los 90 del siglo pasado, en que realicé mis estudios de postgrado en la citada población, aproximadamente una docena de estos animalitos que en la región son muy codiciados por el valor de su carne  en época de semana mayor, y ya últimamente en cualquier época del año.

 

El ingenio era tal de Don Varillas que utilizada cualquier cantidad de objetos para hacer que los roedores los manipularan muy hábilmente, un silbato que al sonarlo hacía que los animales se acercaran hacia él como mansos canes, una pelota que transportaban y metían en un cesto, un aro grande por el cual pasaban el fila muy ordenada, y otros tantos artificios y números espectaculares que a su público muy selecto dejaba fascinado,… y digo selecto, pues eran en especial turistas de otros países que acostumbraban a venir de los lagos de Mérida y abonaban en dólares al mencionado amaestrador por la muy divertida función su buena mesada.

 

Visita al sr Varillas que estaba incluida en la bitácora de las muy frecuentes excursiones programadas y orientadas por las empresas de turismo de aventura hacia los llanos de Apure legendario, eran turistas que venían en la mayoría de los casos de países nórdicos, fascinados por la variedad de nuestra muy abundante avi-fauna a la que le disparaban en su remanso natural de préstamos y lagunas con sus flashes de cámaras digitales.

 

Escenas que recuerdo con nostalgia, de las cuales hoy ni circo, ni chigüires en la fauna o en los grandes hatos (el hato  “El Frío” era emblemático), mucho menos turistas, de eso no nos queda nada, el voraz socialismo con su mente destructora hizo desaparecer esa muy curiosa e increíble función para imponer su circo de malvadas bufonadas.

 

A continuación el cuento de marras prometido:

 Un abogado iba por la ruta de Elorza hacia el Táchira, luego de las fiestas patronales por la tercera semana del mes de marzo en lo más criollito del mapa, cuando vio que cruzaba un pequeño chigüire.

Se paró, lo recogió y lo puso en el maletero de su flamante camioneta 4x4.

Unos kms más adelante lo detiene una comisión de la Guardia Nacional para revisión de rutina.

Al revisar el maletero ven al chigüire y le dicen:

– “Esto es un delito, un atentado contra la fauna. Está prohibido transportar animales silvestres, usted está en serios problemas.”

El abogado conociendo las mañas de atraco y extorción de los guardias, calmadamente dice:

– “Usted se equivoca. Esa es mi mascota doméstica. Además la crio desde que nació. Tanto es que me obedece fiel y ciegamente. Si lo sueltas, yo le silbo y vuelve corriendo.”

El guardia que hace el procedimiento de rigor no le cree. Y le dice al abogado:

– “Si el chigüire le obedece como usted dice, yo lo dejo ir en libertad plena. Si no lo hace, será procesado.”

– “Suéltelo y lo comprobará usted con sus propios ojos” le dice el abogado.

El guardia suelta al chigüire, y el animalito se mete inmediatamente y sin dar tiempo a que lo vuelva a atrapar, muy raudo al monte.

– “A ver, silbe y haga que el chigüire vuelva”

El abogado le mira y pregunta:

– “¿Cuál chigüire, de qué chigüire me habla usted, sr oficial?”

 

Moraleja de la historia:

Para un avaro guardia en comisión bien vale un creativo abogado y su imaginación.

No pretendas incriminar a un leguleyo pues cuando tú vas a elaborar el alegato de acusación, ya él viene de vuelta con la boleta de excarcelación.

Un abogado tiene mil formas de hacer desaparecer una evidencia o el cuerpo del delito, y encima de eso, hacerte creer que no sabe ni cantar ni silbar…

 

 

 Adivinanza Nro. 10

 

De mi familia de roedores soy

el más fortachón y grandulón

pariente de la lapa y el castor

de la ardilla y del pequeño ratón.

 

 

Comentarios1

  • Raquelinamor

    Excelente, poeta amigo HERMES VARILLAS LABRADDOR , un cuento y un relato maravilloso de un acontecer real, y recuerdos de ayeres, ademas de un llamado a la reflexión por esa practica bestial que a la sazón de temporada Santa, se convirtió en tradición. Felicitaciones, como siempre son tus trabajos dignos de admiración, porque buscan dejar en sus letras una lección, un mensaje, aprendizaje para sembrar en los niños, y crecer puedan en sana conciencia, en fin, un aporte magistral. Y la adivinanza muy bien lograda.Recibe saludos de universal amor de raquelinamor

    • Hermes Antonio Varillas Labrador

      Gracias mi apreciada Raquelinamor por los conceptos... La tarea es quijotezca pero no deja de tener muchas satisfacciones, recuerdo que cuando elaboré el audiovisual, para sorpresa de una amiga docente de la universidad que investigaba sobre el tema en las redes halló de manera expedita el enlace de YouTube y no daba crédito que estando tan cerca laborando en la misma institución una búsqueda casi dada por infructuosa, la tuviese a la mano pero que fuese por Internet, le parecía de lo más inaudito e inverosímil.
      Saludos cordiales.

      • Raquelinamor

        Excelente seria
        que todo aquel internauta,
        de lo bueno bien se sirva
        y al mundo mas aprovecharía
        disfrutar de los talentos
        de quienes conocen el camino
        y la forma de hacer lo bueno mejor
        y te saluda con amor raquelinamor



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.