ErC

¿Placer? ¿Pasión?

Sedas en las paredes
rojas carmesí sangre,
habitación pequeña
con gritos guardados
en las esquinas aún ecos;
gritos de compromiso,
dolor, alguna vez pasión.

Una mujer recostada
en el mar de sabanas,
piel blanca, labios claros,
sin maquillaje,
cuerpo voluptuoso
senos y glúteos redondos,
cabello larga como sus piernas,
sudor en su frente,
mirada pérdida, ausente.

Me ayuda a desvestirme,
quita con cuidado mis prendas,
toma mi miembro con sus manos,
lento frota en su seda,
profundos suspiros emana,
prueba el glande con su boca,
extasiado en placer me estremezco,
infinito deseo comprado.

Nos acurrucamos en el mar,
en una ráfaga de besos
abarco todos los poros de su piel,
imagino cuantos labios posaron allí,
¿qué pensará? ¿Placer tendrá?

En un orgasmo se parte mi cuerpo,
mi alma sigue en la intriga de sus gritos,
las uñas en espalda son sinónimo de placer,
¿pero qué placer sentirá esta bella mujer?

Me viste deprisa, un beso en la mejilla,
vuelve pronto son sus últimas palabras,
salgo de la habitación y le pago al dueño,
de la mujer que me entrego ¿pasión?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.