Murialdo Chicaiza

ORACIÓN

     

Padre nuestro que moras

en el silencio de muerte

desconocido sea tu nombre

en el cielo como en la tierra.

 

Madre nuestra que moras

en las flores y las aguas

bendito sea tu nombre

que huele a rosas de cieno.

 

Padre nuestro que no existes

venga tu reino imaginario

a nuestras almas perdidas

por siempre en el tiempo.

 

Madre nuestra que moras

bajo nuestros pies errantes

que recibes el beso del sol

y nuestro abrazo en la muerte

bendita seas por siempre

por tu alfombra de musgos

y tu hálito de brisa en la arena

por los siglos de los siglos, amén.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.