HectorFlores

Nostalgia de creer querer.

Creo que te quiero. Ahora no hay nada más
que el recuerdo de cosas, cosas que se caen como todas,
en el olvido esperando aquella mano nostálgica.
O un accidente cotidiano que repita sensaciones,
deseos de vivir para volver a olvidar.

Te quiero, pero solamente en aquello
que llamo “adentro”: en ese profundo sótano,
donde un niño alérgico tosería y enseñaría
estornudos al aire, y en privado
(sin sentir la mirada humana que son como grilletes)
sentarse a sentir que existe solo, entre los rayos
de luz que escupen las grietas.

Debería explicarlo aun mejor: te quiero pero;
¿Qué es querer? Lo imposible de decir es decir
lo imposible.
Vuelvo a las cosas vividas,
a los poemas cotidianos que se pierden
en charlas, en miradas sin decirse
o sin decirse mucho, o diciéndolas con risas o risas
escondidas. Me entendes de seguro.
Las cosas a veces parecen niños entrando a una casa,
creciendo y yéndose quién sabe dónde de uno,
quién sabe dónde en el mundo o cómo y porqué.

Me siento mirado por mis dedos, descifrado.
Un ser que sólo vive en “buenos momentos de
un tiempo pasado e imposible de recuperar”.
Sabemos que eso significa nostalgia.

Soy un punto, viajando entre la linea.
Odio volver al momento en que todo era nuestro
...ser lo vivo de las cosas soñadas.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.