yito

El Vagón

 

 

El Vagón.

 

A detenido su marcha

aquí en la vieja estación

de los trenes un vagón

que no le teme a la escarcha.

El recuerdo a contramarcha

vuelve presente al ayer.

Despierta el amanecer

viéndolo sobre las vías

que el tiempo dejo vacías

sin notar su padecer.

 

Silencioso y solitario

sin querer volverse olvido

el regreso hasta ese nido

que lo acogiera a diario.

La nostalgia es campanario

que atraviesa la distancia.

A los mayores, su infancia

el les trajo como carga

y esperando su descarga

agradece dicha estancia.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.