Santiago Miranda

Lo divino omitido

****

Ya nadie habla de Dios-

/es la salvación mediada por el pensamiento-

¡Oh es el triunfo de la razón! /aplaudid en binarios/

Y su fe. Su fe probada en el campo de las ciencias exactas.

 

No falla –el error, aquí no lo hay-

Ya nadie habla del alma –demostraron que- el alma

No existe, que era poesía mal gastada, que era vaho

O aliento expelido por mecanismos básicos de ebullición

 

Salve oh Atenea, te veneramos

Por ser mujer, por ser diáfana progresión

Del búho al vuelo, por ser resistencia a la caída explicada

De la civilización de muerte, por entregarnos la sagrada técnica

Y por no decir como-cuando-donde-para-por-y-qué-debemos ocuparla

 

*

¿Qué fue de aquella remanente alma?

La muerte no bastaba para morir. Solo era

Un pasar incierto, un cerrar los ojos y ya

Sin ninguna gracia. A su vez el trauma, solo señal

de una necesidad de cerrar algún (como quien dice

algún u otro, o algo allí sin importancia un) conflicto abierto.

 

Inconmensurable, que ya fue medido exitosa-mente

Y aquella explosión recreada, la vida ha sido

Explicada más allá de la causa,  Lo hemos logrado!

Aun así. Creo sentir

                               un vacío

Un pequeño espacio

                          que no logro llenar con objetos

ni con la materia dispuestas de todos los escritos

-lo que no logro despejar de su niebla originaria, la esencia-

Algo parecido al amar. Creía saber cómo se llamaba.

Espera un poco. No encuentro la palabra.

Un sentimiento. Una inefable sensación.

Algo relacionado con la muerte.

Creo estar cerca.

 

**

Algo como el fin de la causa, algo como una respuesta

Para el fluir de los días y el batir del amor que revuelve

Desde el fondo al corazón de los mares, un mover

Pariendo sonidos con cualidades de lo bello, el vuelo

De los pájaros dentro de su tierra como cielo, el nado

De los abismos dentro de suelo como océano, lo humano

O no de un ser fuera de los edénes expelido a vivir, fuera

Del marco natural, tu cultura es el único vestido

Del cual no has sido totalmente despojado, esto

A cada pensar, se va trocando más profundo  

Más y más; la palabra extiende su capacidad para explicar

Un sumergirse en el misterio, siendo piedra volver al abismo

-Lo que no sabe, lo que no debe, lo que no puede-

En tanto potencia de imaginar, que tu razón limita

 

***

 

Contra un borde imaginable de impresiones sensitivas

-oh que terror de esta baranda de infinito, construcción

Social; el aferrarse a los significados seguros;

El prenderse a los diccionarios y registros

-..no vayas a creer que esto es una alucinación global..-

Por eso es que veo, para seguir aquella visión maestra

                       Que asegura ser incierta e insegura

Por eso es que escucho, para capturar aquel coro

                         De profusa sabiduría, que desemboca en silencio

Por eso es que siento lo que siento y como lo siento

            Por ser lo único que poseo, lo único que tomo por cierto

Y luego, actuo o pienso, no sin antes existir, del sentir al pensamiento

Él es el velo más cruel que pretende ser la única carne de un vacío

Mi duelo, religiones y mitos en los tachos rellenos de basura, hojas ardiendo

La consciencia de un alma infinita, mi fe en el fin de aquella

Nueva religión llamada ciencia, aquel valor del capital umbrío

Que niega la incertidumbre, que cancela el centro del hombre

El nacimiento del río donde la obra nace y a su antojo deshace en ironías, intuyo.  

Comentarios1

  • EdithElviracolquirojas

    buen poema , pero si se habla de Dios solo que algunos no le quieren oir porque delata sus pecados o errores



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.