Gerardo Barbera

EL PATIO

 

La primavera,

la silla abandonada,

el polvo,

recuerdos,

calor en la piel,

despojo de sombras,

dolor sin memoria,

el vuelo sin destino,

sin límites.

 

 

¡Mira, papá, sin

muletas!

El mar en sus ojos,

su esfuerzo,

algarabía de luces,

dos garzas,

el cielo,

eternidad

cabello tan azules,

la Hija de siempre,

la de los juegos

en la Casa Grande,

donde rezaba la Abuela,

la que llegó de España.

 

El sendero a medio andar,

voces  de ensueños,

los amigos,

corceles y príncipes,

volver,

sólo eso,

paredes derrumbadas,

navegar

en su propia barca.

 

Frente a mí

la puerta blanca,

fija y dura.

"La operación es sencilla"

¡Mucho dinero!

"El doctor vendría

de lejos"

Frete a mí

el horizonte,

tan amplio,

tan real.

 

 

Una firma,

Ella sería felíz.

Lo hice...

¡Adiós, a la Casa Grande!

el mundo,

la historia,

agua perdida

entre fantasmas

en el patio,

sombras

en la mente de un viejo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.