trinidadyunes

Corazón

Lo agarra, y lo lastima,

lo lastima y lo abraza,

lo abraza y le grita,

le grita y acaricia.

Acaricia suave,

suave que se olvida,

se olvida del dolor,

dolor fuerte otra vez.

Otra vez vuelve, 

vuelve y lo tira,

lo tira y lo besa,

lo besa con fuerza, 

fuerza que amenaza,

amenaza a dañar,

daña otra vez.

Y lo mata,

y no despierta,

no despierta. 

Despierta después,

quién sabe por qué, 

por qué va a despertar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.