Raúl Navarro

Ana María

Escribo estos versos para mi amada Ana
La que contagia mi alma de alegría,
Con su bella sonrisa, su faz de porcelana
Y mirada radiante como la luz del día.

Es la hermosa flor que corté una mañana
Y embriagó son su perfume el alma mía…
Por ser tan divina, tan bella y soberana
Mi corazón exclama: ¡Te amo Ana María!

¿Qué puedo hacer para que decidas quedarte
A mi lado para siempre, para que comprendas
Que es verdadero el amor que te confieso?

Te haré una promesa: Amarte y respetarte
Mientras viva, entregarte mil ofrendas
De amor. Sellaré mi promesa con un beso.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.