ErC

Mujer de libros

Libros antiguos, nuevos, olvidados cubren las paredes,
tus pasos retumban entre cada palabra,
significados distintos empapan tu aura,
pasas entre estantes con portadas que son arte
pero no se comparan ante la sonrisa de tu rostro,
anteojos cubren la belleza de tus ojos,
se escucha tu voz al atender una pregunta
sobre algún autor que guardado en el olvido,
recomiendas libros que conservas en tu pecho
solo a personas que roban tu sonrisa.

En la soledad de ese laberinto te pierdes en un libro 
lees y lees manuscritos que para el mundano son prohibidos,
no por las reglas humanas sino por su decadente intelecto.

Observo tu andar en este olor fino a hoja, tinta, pasta, verso;
amo los libros, pero tus caderas mueven mi piso,
vas en estos pasillos en el ir venir tomando escritos,
en mi lugar me poso en silencio, esperando ver tus movimientos,
hojeo algún compendio de poemas de amor
para encontrar alguna palabra que describa esta pasión.

Te imagino entre paisajes de algún escritor ruso,
entre naturaleza y ficción, entre versos de dolor.
Cautivas mi atención en este mar de letras
mi mirada no encuentra mejor visión
que la de ver el encanto de tu semblante
robando todo mi amor.

Infinita biblioteca rodea tus aristas,
universo de sílabas adora tu belleza,
signos de puntuación marcan tus pensamientos,
en cada división de volúmenes te recitan versos,
los libros en el placer de su escritura
viven tranquilos al sentir de cerca el calor de tu ventura.

¡Mujer gracias por cumplir con tal Don!
Adoro la delicadeza con que cuidas tan vasta creación,
no desfallezcas en tu odisea, se Penélope en espera
de ese amor que guardo como Ulises en este mar de letras.   



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.