emiliodom

EL SILENCIO

  Calla la vida, carnaval de risas contínuas, con la intención de vestir de fiesta los corazones resentidos... Luces, que deciden hacer guiños a los árboles, sin apenas savia, que tan solo intentan, seguir viviendo a contrapelo. Alcohol para afrontar falsos júbilos, para olvidar los malos recuerdos y olvidar esos besos que se han quedado vacíos. Tenemos que paliar ausencias, retomando viejos monigotes hechos con la fina y cálida arena de la playa, mientras las gaviotas del puerto nos contempla, escuchando el romper de las olas cadenciosas... ¡Debido a ciertas ausencias, nos vemos obligados a  soportar esas noches reclinadas en la distancia!!.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.