Glomo

Yo que sé

                    Vivir me viene grande, no voy a esperar a 

                    ser abuelo para sentir que soy paciente 

                    con los niños. 

                    Tener ganas de llorar no es suficiente,

                    decirte a voz en grito lo que te quiero,

                    tampoco, la valentía de ser común, 

                    de ser nadie, de no saber en qué creer,

                    de no saber y de no creer en nadie y,

                    sobretodo, en uno mismo, y esto es

                    lo se hace grande.

                    Vivir lo que es vivir, uno lo asume fácil,

                    se deja llevar, no empuja el río y deja

                    que transcurra.

                    La voz de la vida, el agónico sigilo de la 

                    locura, esa que no duerme, la que no muere,

                    ese es el canto que desacredita al cantor 

                   y deja escuchar a vuelo de lechuza al

                   montador de escaparates, ese terrible actor

                   que imita tus gestos con candor.

                  Permite que lea la esquela del que fue:

                  "Nunca descansaré en paz"

                  Porque no hay descanso para el irredento 

                  salvo que se salve, se mate y entonces escriba:

                  "Nunca descansaré en paz porque no lo

                   necesito, estoy muerto, cojones".

                   



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.