Franck_valencia

Cardo

Alguna vez una mujer me contó que la rosa no es la flor más bonita. Es la mas colorida y la más brillante, la que más la atención llama. Pero para bellezas fijate en el cardo cuya hermosura radica en las peligrosas espinas y su naturaleza bestial.

Cuando ames, me dijo, encuentra similitudes de quien se gano tu cariño con el cardo. Esa planta es cruel como ninguna, si no la tomas por el lado correcto te cortara y sin remordimientos vera manar la sangre de tus dedos, pero en cuanto la puedas cargar y la lleves contigo te dará sus grandes propiedades.

Las personas que son como cardos te protegen de ti mismo, de tus sentimientos de tristeza y desesperanza. Te ayudan a sobrepasarte y caminan contigo ese tramo largo.

Las personas que son como cardos reducen tus niveles de egoísmo. Se te plantan a la cara, te abofetean y te enseñan que lo que comparten contigo no tiene precio.

Las personas que son como cardos tienen altos niveles de maldad. Te sueltan sus cariños una vez al día pero te pinchan los globos de comodidad recordándote que solo de amor no se vive.

Las personas que son como cardos crecen más que tu teniendo fuerza y fe en que le alcanzaras en su tamaño.

La rosa siempre tiene donde reposar sus raíces, el cardo a veces crece en el desierto bajo la inclemencia del sol. La flor es frágil sin agua, el cardo vive más de la tierra.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.