Alcionico

Ladrón de la suerte

 

El mundo no debe nada,

ni lo va a regalar.

Y eso llena de cólera.

Entonces toca hacer, construir,

trabajar por eso

que llena de fuego divino

A ojos amainados.

 

El mundo no debe nada,

Ni lo va a regalar.

Y eso llena de cólera.

De brazos cruzados

No sabe el gusto de la victoria

De ojos agua

No sabe la mirada del mañana. 

 

El mundo no debe nada,

Ni lo va a regalar.

Y eso llena de cólera.

No somos especiales

Como para esperar

Que la suerte divina

Nos salve

 

Toca salvarse a uno mismo por uno mismo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.