ErC

Cosas simples

El destello de tu mirada en el infinito del cuerpo celeste
oculta los miedos de las mentiras que acaparan las verdades,
se disipan palabras que pronuncian realidad,
se esfuman los tiempos del amor puro sin algún mal,
todo gira en rededor a tu sexo, al orgasmo y al beso que va despacio,
tus manos ríos de valentía que vierten y purifican mi maldad,
caricias húmedas ahogan mis ganas de morir y de odiar.

Risa eco de tu amor, floreces en la vida matutina,
en el cenit alcanzas a deslumbrar el día con esa sonrisa,
creas un arrebol perfecto con los tonos de tus labios,
tu boca lindo eclipse de amor, con él besas mi alma,
en ese instante efímero que se vuelve perpetuo,
que penetra las llagas del silencio,
un beso sincero que mata lo simple
creando paraísos en el infierno
alejando lo mundano de nuestro encuentro.  

Astros envidian la divinidad de tu esencia,
no comprenden el poder de tu belleza,
en honor a ella lanzan estrellas que se vuelven fugaces,
con tu mirada las sigues y las haces desaparecer en tu centro,
usas de maquillaje el polvo cósmico que cae en este lugar,
las galaxias pelean por poseer tu constelación
que siempre llevas en tu espalda, yo afortunado puedo besarla.

Emanas en el viento el dulzor de tu exquisito cuerpo.
Tu cuerpo infinito que es melodía.
Las aves legendarias acompañan tus ritmos,
en ese sonido tomas mis manos y bailas conmigo
lo haces con ternura sin importar el lugar,
la pasión invade nuestros cuerpos en ese compas,
al final de danzar mi vida se funde en tu bondad,
allí en el amor infinito escucho tu orgasmo que combina con el mío,
en esos aullidos la Luna contempla la unión de nuestros cuerpos
que enlazan la vida y el amor eterno.

 

 
 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.