Teo Revilla Bravo

AQUIETADO ATARDECER

"Vieja torre en los campos" obra del genial Vincent van Gogh

 

 

 

 

 

 

  

AQUIETADO ATARDECER

 

Algún sonido de la vida se cuela,

vehemente encendido, de vez en cuando, 

con el aire tibio  de la abierta ventana; 

alguna aureola o pámpano fugaz, 

rompe la monotonía de las horas.

Como lo hace la voz naranja de una niña

en el parque cercano saltando a la comba

de la inocencia, no lejos del lance feliz

en el que dos enamorados están dando,

en el deleite de la sombra de un viejo

árbol, vivas a un tiempo de labios y de rosas. 

 

Golpea la rama de la vieja acacia 

sobre la gastada verja de latón.

Asume vaivenes de un viento que, 

poco más allá, se rompe impulsivo

sobre paredes y tejado de la blanca

guarida donde felices reuníamos,

amor, ideales y abrazos…

 

Moriré. Me iré despacio, ensimismado 

o abruptamente, quién sabe, 

pero abierto a la eternidad,

posiblemente favorecido por el aleteo

de la última mariposa crepuscular

que se dibuje, más allá del sueño

y del encanto, en el aquietado 

atardecer de un verano...

 

 

“SOLEDADES” (Provisional)

 Cuaderno  XVIII ( 2013 al 2014)

©Teo Revilla Bravo.

http://entrepalabraysilencio.blogspot.com.es/2017/06/aquietado-atardecer.html

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.