Argenis Mendoza

Senetud en Dosis

SENECTUD EN DOSIS
(EUFEMISMOS)


ALOPECIA


Siendo aun muy jovencito
mi frente se empezó a ampliar
no era por la inteligencia
ni nada que celebrar
era culpa de la calvicie
que comenzaba a brillar

Se caía mi cabello
la gente al verme reía
y a pasos agigantados
como naipes se venían
uno a uno mis cabellos
ya nada los detenía

Me fui para el dermatólogo
hablé con Pedro y María
pero nada resultaba
el cabello lo perdía

Al notar que aquella pérdida
ocurría noche y día
pensé que me lo robaban
acudí a la policía

El funcionario de guardia
al ver lo que sucedía
mientras más yo le contaba
el más duro se reía

Desistí de la denuncia
mi pelo no aparecía…

Viaje por muchos lugares
gaste todo un dineral
y la caída del pelo
nada la podía parar

Mi madre con su grandeza
quiso aliviar mi dolor
y me dijo: “hijo mío
deje la preocupación,
la pérdida del cabello,
es cosa de evolución”
si Luis…

El consuelo de mi madre
me duró muy poco rato
compré 20 bisoñés
que los conseguí baratos

Unos panitas del barrio
y otros más que yo ni trato
decidieron ayudarme
y decirme a cada rato
¡para asegurar tu melena
corre a hacerte unos retratos!

Otras gentes del sector
llenas de sabiduría
me prescribieron romero
para parar la caída

Me eche varias toneladas
y la calva me crecía.

Yo creyendo en las virtudes
que aquel bálsamo tenía
le propuse matrimonio
a la chica que tenía
Romero como apellido
su cédula lo decía.

La unión con aquella dama < lo juro>
otra cosa me paró
pero no la del cabello,
la del cabello siguió

Hoy después de tantos años
Siento una gran alegría
contemplando mi melena
solo en las fotografías

y, ya con la madurez
a que el tiempo nos conduce
siento orgullo de saber
¡que a mí la calva me luce!

 

RITIDOSIS

Habiendo superado el trauma
que la calvicie causara
podía mirarme al espejo
mientras me acicalaba

Pero… un infeliz día
cuando al espejo miraba
noté que estaba rayado
justo en medio de mi cara

Eso me causo extrañeza
que esa raya se mostrara
pues se trata de un espejito
que hacia poquito comprara

Me arrimé hacia un costado
la cosa no mejoraba
me moví hacia el otro flanco
y las rayas continuaban

Me fui acercando al espejo
a ver si lo reparaba
y los surcos en mi frente
más profundo se notaban

Partí enojado a la tienda
donde el producto comprara
mientras hacia el reclamo
con disimulo miraba
mi rostro en otros espejos
donde mi vista alcanzara
y,…llegue a una conclusión
después de tantas miradas
que la culpa no era de ellos
arrugas tenía mi cara

¡Ay mi diosito del alma!
¡dirígeme una mirada!
¡ahora si la complete
calvito y la cara ajada!

Regresé para la casa
pensando unas cosas raras
mientras…encerré al espejo
que nadie más lo mirara

Bueno… como no acumulo odios
y soy un hombre de paz
al poco tiempo no más p
al espejo liberé,
lo destapé, lo perdoné, lo colgué y,
cuando en el me miré…
¡Milagro!
¡al fin mi Dios me escuchó
las arrugas de mi cara
su gran poder las borró!

ABLEPSIA

De inmediato me alisté
a salir para la misa
para elevar oraciones
y divulgar la noticia

Mi esposa que estaba allí
me dijo muerta de risa
"caramba viejo al revés
llevas puesta la camisa"

Me excusé con mi mujer
le dije: "fue por la prisa"

Luego me fui al tocador
a voltearme la camisa
tropecé con la escalera
me golpee con la repisa
los adornos se cayeron
todo aquello se hizo triza

Mis hijos para evitar
que algo a mi me sucediera
me ayudaron a bajar
poco a poco la escalera

Mientras tanto mi mujer
tenía una refunfuñadera
pues, por culpa de aquel destrozo
se había arruinado la estera

Luego de todo el desastre
mi mujer que es muy consciente,
sujetándome las manos
me dijo en forma sonriente:
“vuelve aquí a la realidad
arrugas tiene tu frente
no existe ningún milagro
¡necesitas unos lentes!”

¡Ahora sí que me fuñí!
no contento con la calva,
tengo la tez arrugada
y ya es tanta mi ceguera
¡que no escribiré mas nada!

Argenis J. Mendoza
08 de diciembre de 2016



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.