walter rafael aguero gomez

En silencio ante tu mano misteriosa...

En silencio,

viajé al espacio;

pero,

no vi a Dios.

Ante mis ojos,

se abrió un cerebro;

no vi ninguna idea.

Tu mano misteriosa,

rebosó la copa de mi país.

Hoy,

la oscuridad la envolvió en miseria.

Los sueños 

y la búsqueda del bien común,

se vistieron de miedo,

se envolvieron en desaliento.

Ahora,

mi país no siente tu mano.

Me detengo,

las aguas turbias

no me dejan avanzar.

tú las separas,

abres otra oportunidad.

Con ternura invocas mi paciencia;

mientras,

a mi alrededor

todo pierde su color,

todo se viste de angustia.

Espero tu maná

cargado de justicia y paz.

La gente camina

lamiendo sus heridas;

el hambre no los deja pensar.

Tú.

Pan Eterno,

me llamas a poner la lámpara

sobre la mesa del altar.

Esta oscuridad

que reina entre mi pueblo,

es la ausencia de tu luz.

Permaneces callado,

en un aparente abandono;

esperas el aprendizaje.

tu tiempo es perfecto,

tu mano misteriosa,

no falla...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.