Alberto Escobar

Fracaso

 

 

 

¡Estoy rodeado de zascandiles!!!

 

Se le oía gritar a Johan desde las cavernas
del infierno.

¡Por vuestra culpa no voy a entregar a tiempo las
galeradas de esta maldita obra, que me lleva a
mal traer!!!

Johan era un reputado impresor de Weimar que se
afanaba, desde hace más de un mes, en la edición
princeps de "Los años de aprendizaje de Wilheim
Meister" del maestro Johann Wolfgang Von Goethe,
quien tenía en la ciudad un predicamiento sin igual
desde que se fijara en ella allá por mil setecientos
setenta y cinco, invitado por su majestad el duque.

Johan contaba con un nutrido equipo de pacientes
colaboradores, a cual más competente, mas una
mala previsión debida a una accidental negligencia
solo atribuible a él mismo le sumió en una zozobra
tal, que alguno de los pacientes operarios que
trabajaban de sol a sol en la imprenta se vio en el
dilema de seguir o no con ese suplicio.

¡Si esta noche no conseguimos lanzar los treinta
ejemplares que he comprometido con el maestro
suspenderé de empleo y sueldo a todo el mundo!!!
Al final, bajo el poder de la amenaza, que se cernía 
sobre los malhadados trabajadores como un halcón 
negro, consiguió entregar a Herr Goethe la tirada 
prometida.

Parece ser que quedó muy satisfecho por el trabajo,
no en vano, como mencioné antes, la calidad de los
profesionales que se desempeñaban en la imprenta
München era de sobras conocida entre los escritores
de la época.

Pero, a pesar del buen trabajo, Johan no se dignó a
mostrar un reconocimiento, ni de palabra ni de obra.
Su tiranía acabó pasándole factura.

Al cabo de veinte años, sin operarios cualificados -
por que acabaron por irse con el tiempo - tuvo que
clausurar a cal y canto su floreciente negocio que le
dio fama. Los encargos fueron raleando lenta pero
constantemente.

Hace diez días acudí al entierro de Johan.
Afectado por su fracaso empresarial, fue atrapado
por las garras de la depresión hasta engullirlo como 
una boa constrictor.

Nunca reconoció su mal talante para con sus empleados...

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.