Edmundo Onofre

PARÍS

 PARÍS


París, bello e iluminado París,
eres tú la capital universal
de toda la cultura y del arte,
que has sido la precursora de siempre
de los derechos y de las libertades.


París, bello e iluminado París,
ciudad del pensador e intelectual,
donde se discutieron las ideas
para que el mundo fuera el mejor
y viviéramos como en una aldea.


Ciudad de la cultura día y noche
repleta tú, de museos y de historia,
bañada de libros y de pintura.
Acoges a los hombres creadores
y que desde siempre tú congratulas.


París, manantial de la sabiduría;
con tu Barrio Latino y la Sorbone,
con tus museos como el Louvre y el D’orsay,
La Ciudad de la Ciencia y tantos otros,
que en otros partes del mundo no los hay.

Áreas verdes, calles y bulevares,
y construcciones, todas sobresalen;
engalanándote con el Sena,
con Los Campos Elíseos, La Bastilla,
y coronada con tu Torre de perlas.

París, gran ciudad de la diversión,
ciudad del gozo y la sensualidad
con los más elegantes cabarets.
Atrevido San Denís y Pigalle,
frivolidad secular muy cortés.


Milicia memorable del pasado,
encabezada por Juana de Arcos
pasando por el gran Napoleón
y el valeroso gigante de Gaulle.
Los inválidos, una gran pasión.


París, ciudad de nobleza real.
Palacio Real, Versailles: tus joyas
que bien guardan tu pasado glorioso
y que son los testigos distinguidos
de tus fuertes cimientos valerosos.


Paris, bello e iluminado París,
Diamante con zafiro de la Francia.
¡ Bonjour París ! Ça va ?
Echanté de faire ta connaissance.
À bientôt.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.