Dulce Esperanza

LA TIERRA SE ABRE

 

 

El planeta se desintegra

Bajo mis pies

 Y los pedazos caen

Como bombas de cemento,

Ruidosas, enormes y asesinas.

 

Y me quedo estática,

Impasible y temerosa,

Sabiendo que no existe

Opción alguna

 

Y la tierra se abre

Como una inmensa fosa

Que recibe a todos los muertos

De todas las guerras,

De cientos de batallas,

De tantos abismos abiertos

Como heridas,

Como campanas que se precipitan

Desde el cielo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.