Juguete Rabioso

Retornos al eterno retoño

Formo parte del naufragio de la barca, de la legión de los caídos,
de los que sueñan despiertos en las mareas de la parca.

Crezco,
como maleza en las grietas, como la sombra entre las marcas, como rarezas soleadas
en los otoños floridos.

Formo parte de aquellos borradores primeros,
forjo sueños es las noches con las nostalgias de aquellos que he perdido.

Juego solo con las cartas que me ha batido el destino
Viajo solo entre las piernas de los azares sombríos.

Vuelvo,
perro arrepentido con la moral a carne abierta, mascullando la vergüenza y el dolor de lo que he sido,
con el rabo entre las piernas, con el orgullo blandido.

Vuelvo,
al lugar de donde no me he ido,
a donde siempre retorno, a donde siembran los retoños
de los otoños floridos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.