Esteban Mario Couceyro

El terapeuta

Hoy desperté confuso

comencé ignorando el espejo

pues nada vi reflejado

entonces

no afeité mi barba

ya crecida de algunos días.

 

El desayuno

no recuerdo qué tomé

habré tomado las pastillas

una roja

y una blanca

redonda, amarga

las mastico, temo no poder…

tomé un café

bien fuerte, es tan vital.

 

El perro

mira cada uno de mis bocados

atento

casi no se mueve

comienza el babeo

su mandíbula tiembla levemente

me gana

le doy mi pan.

 

Se hace tarde

tomo mis cosas y salgo

hoy tengo pacientes

que esperan

que las oriente

………….

si supieran cuanto me aburren

con sus historias.

 

Está nublado

y el frio…

si ya sé, es invierno

cuando llegue

Anita, me dirá --buen día

le sirvo un café--

y yo le diré

--si bien fuerte

es tan vital--…

 

Al traerlo

dirá

--se va a dejar la barba

le queda bien

parece Freud--…

 

--¿Quién?

ha si, ya sé

si

¿le parece?--…

 

--Anita, haga pasar la primera--

me sentaré

el sillón es cómodo

no lo había notado.

 

--Buen día

¿usted es?--

……….

--Ha, si por supuesto

bueno cuénteme--

--¿le gusta escuchar la música?

…………..

¿De quién es?

no tengo idea, pero es linda--.

 

Ella habla

mientras la ventana

lleva la atención

la luz lechosa

y esa caprichosa

visión de la realidad

……….

de las realidades

cada una en su dimensión

como si fuesen lógicas

contrapuestas

y que él debiese optar

su tránsito

aunque jamás se decidirá

mientras la paciente

continúa

con su propia realidad

esa que quiere cambiar y nunca podrá.

 

 

Comentarios2

  • Beatriz Blanca

    Qué difícil es la tarea del terapeuta, tanto escuchar problemas termina por confundirse, pero es solo un trabajo y su persona es grande, pues también siente y desea como sus pacientes.
    Bien surrealista el tema de hoy. Pero lo resuelves con maestría.
    Fraternales saludos Esteban.

    • Esteban Mario Couceyro

      Querida amiga, algunos de mis personajes, intentan meterse en la piel de los otros. No se si lo logran, pero me cuentan sus intimidades, demostrando que todos tenemos nuestros propios laberintos.
      Gracias por los conceptos, siempre tan generosos.
      Te saludo
      Esteban

    • Yosimar A.

      muy buen texto, no había leído algo así.. mucho éxito y un saludo, le espero en mi blog con un nuevo texto!!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.