Carlos Güell

INMORTAL

 

Hoy esculpiré tu nombre en mi pecho, para que el mundo se admire de tu esencia y de la perfección de tu alma.

Quiero que todos vean la calidez de tu sonrisa, la bondad de tu pureza, la dulzura de tu mirada.

Quiero que el universo se maraville de la sencillez de tus acciones, la miel en tus palabras y del amor con que sanas corazones.

Quiero esculpirte valerosa, eterna, firme, con tu alas abiertas al destino como retando lo imposible.

Inmortalizar tu nombre en lo infinito y que las generaciones hablen de tus recuerdos de antaño, que tu herencia se perpetúe por siglos y que nadie olvide tu sempiterno pasado.

Que todo lo que hiciste sea un proverbio, que todo lo que amaste sea un tratado, que la vida que viviste sea principio y un dogma célebre para los sabios.

Hoy esculpiré tu nombre en mi pecho para permanecer allí extasiado, llevarte a diario como ejemplo y anhelarte siempre fuertemente apasionado.

C.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.