Oscarfico

Se cayó

No hubo tiempo

para decirnos adiós.

Hemos visto cómo

el puente se rompió.

Hubo días mudos

con algo de calor.

Pese a ello, el puente

no se levantó.

 

Tú a un extremo;

lo mismo que yo

sin sílabas ni vocales

con qué decirnos adiós,

presas de un orgullo que

entre nosotros cundió,

tal como el puente, que

terco y mudo se cayó…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.