Ulis3s

El Tajo

Allí estaba:

 

Era un hombre con su tajo

Era un tajo con su hombre

 

Hijo del encuentro del coraje y una esquina,

novedoso y nuevo, recién estrenado y venido a este mundo.

 

Encarnado en el vientre, brillante de escarlata,

sangrante de alegría, desbordante de bilis y ternura.

Amoroso, profundo, íntimo y final.

 

La última caricia de esta vida

fue directa a sus entrañas,

 

Y en los suspiros y jadeos de ese beso,

lentamente, lo disolvió en su nada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.