Hoy, ahora

"Me desperté dentro de tu piel

Y me enteré que hay huellas anónimas,

Que no son de mi parentesco,

Que no son de mis manos.    

 

"Me desperté a mí mismo,

Golpeando al hipotálamo:

Culpándolo por no avisarme  

De que estaba siendo engañado.

 

"Y todos se enteraron

De que estaba siendo engañado,

Se reían de mí, al estar contigo;

Al presumirte de ser mía.

 

"¡Recordé, que el coma,

Es un estado momentáneo;

Donde se puede vivir,

Sin sentir!

           

"¡Me acordé de aquel sueño,        

De aquella pesadilla lombriz.

Que me recordó, que no era cierto,

Que Yo no era para ti!

 

"Le pregunté al Mundo

El porqué de tantas vueltas,

Él me contestó: tengo que girar

Tantas veces como pueda,

Para enseñarle al Sol,

Que soy única.

 

"Las mujeres no son de nadie,

Aunque la Muerte los separe.

Aunque besen apasionadamente,

Aunque hagan gente igual que tú.    

 

"Le murmuré a tu madre

De que si eras así,

Ella me respondió:

Su padre, al verme...

Me conquistó con miedo.

 

"¡Recordé, que el coma,

Es un estado momentáneo;

Donde se puede vivir,

Sin sentir, sin fingir!

 

"¡Me acordé de aquel sueño,

De aquella pesadilla lombriz.

Que me recordó, que sí, era cierto;

Que había uno antes de mí!".   



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.