Gerardo Barbera

ESPINAS

Las espinas,

noches eternas,

la Hija,

capullo

de ojos inmensos.

Infortunios,

caen las horas,

se detiene el universo,

el jardín palidece

todo oscuro.

 

"!Me duelen, papá,

mis piernas,

me duelen, papá!"

"!Dios mío,

mi Hija"!

los besos adoloridos

de la Madre.

 

 

El pasillo azul,

los insectos,

la ventana gris,

la lluvia infame,

quedé vacío,

sin pensamientos,

como roca seca:

"!Me duelen, papá,

mis piernas,

me duelen!"

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.