wilson calderon diaz

No juegues con mi alma....

Si no vas a beber agua de mi manantial aleja tu sed,

Emigra con tus hojas de otoño a otro parque,

Ignorame y sigue tu destino,

Busca blanco para tus flechas,

Pero no juegues con mi alma,

No desgastes una fingida ternura con mis sentimientos,

Y permite con tu sinceridad que hoy mi alma sea libre.

Comentarios1

  • mario mena mena

    Pues sí, el alma y los afectos con los que ella trata, se requieren auténticos y propicios para su bien y crecimiento; lo demás es nada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.