Coty

Postal de abril



La primavera en flor,
a pesar del azul circundante
del humo estancado
y el intenso calor.
Todavía hay fuerza en Natura 
para explotar en color y hermosura.
Duele ver el desatino del hombre
ensañándose, más que el gorgojo,
en causar destrucción y muerte...
Vientos de tragedia se escuchan a lo lejos
en los pueblos hermanos.
Pachamama se estremece,
desentumiendo sus entrañas
tras el sofocante abuso
de sus ocupantes. 
En medio de todo, una lluvia de abril refrescante 
y otra después,
temperamental,
con despliegue de ensordecedores truenos
y furia relampagueante.
Esperanza en un Dios piadoso
que nunca olvida y siempre vigila.
Tierra sedienta abriendo sus poros
para albergar semillas
y los sueños del sembrador. 
La vida en el campo
es siempre un cuadro
que muda constante
su figura y color.
A veces, tierra color chocolate.
A veces, retoños mostrando un verde esplendor.
A veces, colores desérticos de vida en extinción...
pero siempre, sorpresa con cada estación.
Y en el pueblo... se perciben de nuevo
los pasos ligeros del hombre pequeño
de gigante corazón. 
Y la calle real guardará su nombre,
para recordar.

*Pachamama = Madre Tierra

Comentarios1

  • J. Medina C.

    ¡Hermoso!

    • Coty

      Muchas gracias!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.