José Cascales Muñoz

Y Granada me embrujo

 

De la Alhámbra se escapó una niña muy preciosa, me la encontré por Granada en una noche lluviosa, me asome a un portal y pude ver la luz que de sus ojos salían, su cabello negro como el azabache  y su cara blanca como la nieve.

 

Me enamoro al momento y seguimos enamorados, un amor que derríte la sierra y las aguas del Dárro  se congela con su mirada, su voz es de andaluza bravía y su piel es pura seda como la de la morería, nuestro amor rompe el silencio mientras Granada las noches duerme.

 

Hasta que llego una tempestad y la deje de ver, seguirá siendo tan bella como las rosas de su rosal, no sé si algún día o el destino nos volveremos a encontrar en cualquier cruce de algún camino, lo que te da el destino más tarde lo perderás.

 

© José Cascales Muñoz
Reservado todos los derechos.
9 de Junio 2017

Comentarios1

  • YA SABES QUIÉN...

    Y en la memoria de quien la admiré y comente por el embrujo de ese amor.

    Un placer leerte amigo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.