Gabriel Zeceña

mondo, el cristal en tus ojos

Nefelibata, limpia es tu mirada ,
tu alma sincera, tu maldad hecha Bonhomía
ese corto,tan efimero momento, no me basta
ni un millon de vidas, para escribirte pequeña amada

amor, mi alma te llora cuando no estas
luna de mi manada, una noche más en mi aulló
inefable, inconmensurable, tu cariño
te extraño, etéreo es tu soplo, no te vayas jamas.

tu no lloras, son tus emociones amargas
las que me regalan tus ojos de cristal
letras que van a conversaciones muy largas
la espada esta rota, si te vas, triunfa el mal.

Andare siempre en tinieblas?
mira, no hay resilencia a tu partida
oye! comparte tu melifluo cuando hablas
reire, por mostrarle al mundo mi salida.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.