Araceli Vellber

La cosecha de la Abuela.

Tenía el olor a la tierra húmeda

de los campos del abuelo

y las arrugas de la misma tierra,

la comida siempre caliente y la boca fresca,

una flor en el pelo,

una pena en el pecho,

un peso en la espalda,

pero siempre caminaba recta.

Así es mi tierra los días de cosecha

cuando no había, solo existía hambre

cuando había, se vendía, venia el señorito, y seguía el hambre.

Pero siempre tenía una sonrisa la abuela,

hacia pajaritos de papel con el aire

y todos con la boca abierta,

capaz de tragarse una tormenta.

Ella nos dejó,

pero quedó, la tierra

cada piedra me recuerda a ella,

puedes mirar al horizonte y ver que no termina el mundo,

bajas la mirada y no hay nada.

Comentarios3

  • Fabio Robles

    Bonitos versos, lindos recuerdos de esa abuela que quedó en tu corazón. Saludos

  • YA SABES QUIÉN...

    A veces lleno de la imaginación
    que envuelve el paisaje
    Luego lleno de tristeza y
    de nostalgia.

    Muy bello.

    Un abrazo amiga.

  • Khadija (Alyamar)

    Transmites ese recuerdo de la abuela, me transporté ... bello como lo plasmas... saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.